El terapeuta ocupacional especializado en patología neurológica valora las capacidades del paciente para llevar a cabo las AVD’s (Actividades de la Vida Diaria). Debido a la afectación motórica, cognitiva, sensitiva o psicológica, los pacientes experimentan dificultades a la hora de llevar a cabo tareas cotidianas (cocinar, vestirse, afeitarse, coger el autobús, hacer la compra…) y esto conlleva una limitación o restricción de sus roles, con el consiguiente impacto en la persona.

Por ello, el neuroterapeuta ocupacional enfoca sus sesiones para mejorar actividades relevantes para el paciente neurológico, integrando en su tratamiento trabajo del aparato locomotor, cognitivo, sensoperceptivo y social. No solo es importante recuperar la movilidad, sino la funcionalidad y la independencia máxima a la hora de afrontar el día a día.

La intervención de terapia ocupacional incluye analizar los componentes de movimiento de cada actividad, interviniendo para que mejore la movilidad activa y adaptándola para que la persona pueda ejecutarla de manera óptima. Con este objetivo, el neuroterapeuta ocupacional recurrirá a la terapia física, a la adaptación de materiales o a la prescripción de productos de apoyo, férulas de posicionamiento, órtesis o adiestramiento en el manejo de prótesis.

En la misma línea, es función del terapeuta ocupacional analizar el domicilio para mejorar, con el mínimo coste e impacto posible, las condiciones de accesibilidad, seguridad y funcionalidad del hogar. De esta manera, incrementamos la participación activa del paciente en el desarrollo de las AVD’s, mejorando su independencia de familiares y cuidadores, y por tanto fortaleciendo y consolidando una vía de recuperación que incluya el acercamiento hacia sus roles previos.

Nuestro neuroterapeuta ocupacional Carlos Junquera, que además es fisioterapeuta y terapeuta Bobath, con amplia formación y diez años de experiencia con pacientes neurológicos, integra los aspectos del trabajo descritos en sesiones de entre 50 y 70 minutos de duración, que pueden ser en nuestro centro o en el exterior.

Planteamos sesiones relevantes para el paciente, y no solo para el terapeuta, a veces muy centrado en déficits que no son tan importantes para los intereses del paciente. Esto solo se consigue valorando en profundidad a la persona, detectando qué déficits existen, pero también cuáles son los que realmente le limitan y restringen aquello que más le importa. Por ello, realizamos sesiones en la calle, en el propio barrio del paciente, en su centro comercial, en un parque o en la playa. El objetivo es mejorar su participación en la vida cotidiana. Recuperamos a personas, no solo a aparatos locomotores.