Fisioterapia neurológica

A pesar de que legalmente no está aún reconocida, la fisioterapia neurológica es una especialidad de la fisioterapia que se encarga de examinar, diagnosticar, evaluar tratar y prevenir los déficits que pudieran aparecer como consecuencia de un daño neurológico.

Para ello, el fisioterapeuta neurológico debe valorar el estado del aparato locomotor del paciente, hallar sus principales dificultades y elaborar una hipótesis para enfocar el tratamiento de fisioterapia.

Técnica combinadas para una rehabilitación integral

En nuestro centro, Carlos Junquera es el fisioterapeuta neurológico. Formado como Terapeuta Bobath y Máster Oficial en Terapias Manuales por la UEM, integra en sus tratamientos técnicas de terapia manual basadas en la evidencia. Estas técnicas combinadas con conceptos de trabajo punteros en la rehabilitación neurológica como Bobath o INN (Integración de Neurodinamia en Neurorrehabilitación), marcan un factor diferencial a favor del paciente puesto que permiten un abordaje global. Las diferentes escuelas aportan puntos de vista diversos y esto enriquece las posibilidades de enfocar el programa rehabilitador.

Desde la fisioterapia siempre se va a buscar el movimiento. Ya sea por su ausencia, por la dificultad para producirlo, o por la necesidad de mejorar los patrones de movimiento; así como eliminar las situaciones de dolor, el movimiento es la clave de toda la intervención. Siempre enfocado a mejorar la funcionalidad del paciente a la hora de realizar una tarea. El éxito de la terapia siempre supondrá mejorar o mantener la movilidad en parámetros que permitan al paciente no tener dolor, participar de tareas y desarrollar una vida lo más independiente posible.

Fisioterapia neurológica, ¿qué tipo de déficits trabaja?

Los déficits que se pueden trabajar desde la fisioterapia neurológica son muy variados. Equilibrio, dificultad al caminar, rigidez, espasticidad, limitación en la movilidad articular, dolor nociceptivo, neuropático o disfuncional. Por tanto, la fisioterapia en ictus, Parkinson, traumatismos craneoencefálicos, lesión medular, esclerosis múltiple, Alzheimer o enfermedades neurodegenerativas es una vía terapéutica indicada para mejorar la calidad de vida y la participación de las personas afectadas.