Dolor miofascial: ¡tienes que conocerlo!

El dolor. Esa sensación que nos brinda el sistema nervioso y que nos indica que algo no anda bien.  Intermitente o constante, en un lugar concreto o en todo el cuerpo. Todos sentimos algún tipo de dolor en nuestras vidas. Generalmente siguiendo unas pautas esos dolores desaparecen en un periodo de tiempo relativamente corto. Sin embargo, hay un tipo de dolor crónico que acompaña todos los días a las personas que lo padecen.  El dolor miofascial es uno de este tipo de dolores crónicos.

El síndrome de dolor miofascial es un trastorno no inflamatorio que se manifiesta por dolor localizado y rigidez y cuya característica primordial es la presencia de los denominados puntos gatillo. Estos son un foco de irritabilidad en el músculo cuando éste es deformado por presión, estiramiento o contractura, lo cual produce tanto un punto de dolor local como un patrón de dolor referido. ¿Quieres saber cuáles son los síntomas de este síndrome? ¡Sigue leyendo!

Dolor miofascial: ¡tienes que conocerlo!

El dolor miofascial o más bien, los puntos gatillo llevan asociados una serie de síntomas que te presentamos a continuacion:

  • Signos del sistema nervioso autónomo que incluyen la sudoración, el lagrimeo o la piel de gallina entre otras.
  • Desequilibrios, mareos y una alteración de la percepción del peso de los objetos cuando los levantamos con las manos.
  • Rigidez y debilidad en los músculos implicados. Ésta rigidez se puede manifestar después de un descanso o al estar mucho tiempo en la misma posición.
  • Dolor referido. Este fenómeno se produce por la relación existente entre una región de piel (dermatoma) y una estructura muscular (miotoma), las cuales reciben un control neurológico procedente del mismo segmento medular, compartiendo las mismas vías dolorosas. El dolor, la severidad y la extensión de dolor referido dependen del nivel de irritabilidad del punto gatillo, no del tamaño del músculo.

Cuando ocurra un dolor miofascial lo más seguro es acudir a profesionales que te puedan ayudar a mitigar el nivel de dolor. En LKSalud contamos con fisioterapeutas especializados este padecimiento, ¡estarán encantados de asesorarte!